La calidad de la cultura actual en discusión

Calidad cultural

La calidad de la cultura actual es un tema muy controvertido y sujeto a interpretaciones subjetivas. Por un lado, algunos argumentan que la cultura actual es inferior en comparación con otras épocas debido a la sobrecarga de información y la falta de originalidad en la producción cultural. Además, la globalización y la tecnología han llevado a una homogeneización de la cultura, y consecuente pérdida de diversidad cultural.


Sin embargo, otros argumentan que la cultura actual es más accesible y diversa que nunca antes. La tecnología ha permitido que las expresiones culturales se difundan a nivel mundial, lo que ha llevado a una mayor exposición a diferentes culturas y tradiciones. Además, la cultura actual se ha vuelto más inclusiva y diversa, con una mayor representación de grupos marginados y minorías, cuestiones que no se admitían en tiempos en que la academia ejercía el monopolio del buen gusto y por lo tanto era la única voz autorizada para separar lo bueno de lo malo.

En conclusión, es difícil afirmar si la calidad de la cultura actual es inferior a la de otras épocas. Depende de cómo se mire, ya que se pueden encontrar tanto aspectos positivos como negativos en la cultura actual. Lo importante es seguir valorando y apreciando la cultura, independientemente de su calidad percibida.

Las industrias creativas han sido desde siempre las responsables de la estandarización de la calidad cultural; Estas industrias, como la música, el cine y la televisión, a menudo buscan maximizar sus ganancias, lo que puede llevar a la creación de productos culturales que atraen a un gran público y son fácilmente consumibles. Esto puede conducir a una homogeneización de la cultura, con poco espacio para la diversidad y la originalidad.

Sin embargo, también es importante mencionar que las industrias creativas también pueden ser una fuerza impulsora para la innovación y la diversidad cultural. Muchas industrias creativas buscan atraer a un público diverso y ofrecer productos culturales que reflejen la diversidad de la sociedad. Además, las industrias creativas también pueden ayudar a dar a conocer artistas y productos culturales menos conocidos, lo que puede ayudar a diversificar la cultura.

las industrias creativas pueden tener un impacto tanto positivo como negativo en la calidad y la diversidad cultural. Es importante tener en cuenta que las industrias creativas son solo una parte de la cultura, y hay muchos otros factores que contribuyen a la estandarización o diversificación de la cultura.

No es posible separar industria creativa de publicidad, en ese sentido es cierto que la publicidad puede tener un gran impacto y manipulación en los gustos del público y en la “cultura popular”. La publicidad a menudo se enfoca en presentar productos culturales que son fácilmente consumibles y atraen a un gran público, lo que puede llevar a la promoción de obras que son consideradas livianas y siguen las tendencias actuales. Esto puede derivar en una sobreestimulación de la cultura popular, con poco espacio para obras más complejas y menos comerciales.

Sin embargo, es importante mencionar que también hay una gran variedad de productos culturales que no son promocionados agresivamente por la publicidad, pero que son valorados por un público más selecto como las obras de arte, literatura, cine independiente, entre otros. En estos casos, la publicidad no tiene tanta influencia en el gusto del público.

Este público autónomo posee un plus de información que le permite no dejarse influenciar por la publicidad y mantener una mente abierta para explorar diferentes tipos de obras culturales.
Esta clase de público se forma en todos los niveles, desde la educación primaria hasta la universitaria. Sin embargo, es en la educación superior donde se podría abordar de manera más completa y profunda.

En la educación primaria y secundaria, es posible formar a los estudiantes sobre la importancia de la cultura y cómo ésta forma parte de su vida diaria. Se puede fomentar el interés por diferentes tipos de obras culturales y enseñar a valorar y apreciar la cultura de una manera crítica.

En la educación superior, se podrían ofrecer cursos específicos sobre el consumo cultural, donde se pueden analizar diferentes aspectos de la cultura, como su producción, distribución y consumo. Estos cursos podrían incluir el estudio de la historia de la cultura, la teoría cultural, la sociología de la cultura y la economía de la cultura, entre otros. Se podrían enseñar a los estudiantes a comprender y evaluar la cultura de una manera crítica y a desarrollar una perspectiva global sobre el consumo cultural.

En resumen, es importante que la educación en el consumo cultural se aborde en todos los niveles, pero especialmente en la educación superior, donde se pueden ofrecer herramientas y conocimientos más especializados para ayudar a los estudiantes a desarrollar una perspectiva crítica y autónoma sobre el consumo cultural.

Aníbal A. Rodríguez, es Licenciado en Gestión del Arte y la Cultura por la Universidad de Tres de febrero, UNTREF (Buenos Aires, Argentina)
Artista digital como Aníbal Pees Labory, egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano (Bs, Aires), Diseñador gráfico y audiovisual.
Fundador y director de “HUMUS” y “CUIDATE CULTURA”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

asado argentino
Argentinidad Gastronomía Nutrición Posteos Sociedad

Cultura alimentaria en Argentina

La cultura alimentaria de Argentina es muy rica y diversa, con influencias tanto europeas como latinoamericanas.

Ver más
cOMIDAS y clima
Cultura y Salud Gastronomía Nutrición Posteos Sociedad

El impacto de la cultura y el clima en la alimentación

La cultura tiene gran incidencia en la alimentación de una persona o grupo dado que puede influir en las normas sociales y las tradiciones relacionadas con la comida.

Ver más
Pianistas argentinos
Artes Artistas Música Posteos

Pianistas argentinos destacados

La tradición pianística en Argentina comienza en el siglo XIX, cuando el piano se convirtió en un instrumento popular en las familias adineradas de Buenos Aires.

Ver más
Translate »