fbpx

¿Cuánto amamos a las mascotas?

Perro callejero

El modelo de sociedad que dio origen a nuestra relación con las mascotas, es muy distinto al actual en el que cumplen una función vinculada al “progreso”.

La relación entre los seres humanos y los perros se remonta a tiempos en que los humanos eran cazadores y recolectores, aunque estudios recientes afirman que esa amistad tuvo su génesis hace 27 mil años, y no 16 mil años, como se creía. Hoy ese vínculo sigue intacto, con ciertas pautas culturales que han cambiado y que hacen al contexto histórico en el cual esta relación se lleva adelante.

De aquellos inicios hasta el presente, se ha recorrido mucho. Por entonces la reciprocidad estaba basada en necesidades de supervivencia básicas para ambas especies; hoy en día, la relación ha sufrido cambios radicales debido a un contexto que ha “evolucionado” de comunidad cazadora-recolectora, a sociedad de consumo.

En la actualidad en Latinoamérica, Argentina se posiciona como el país que mayor cantidad de mascotas posee por habitante. El 78% de los argentinos tiene mascotas en su casa, en su mayoría perros (63%), y en menor medida gatos (26%); el porcentaje restante está representado por animales de diversas especies: peces, iguanas y pájaros, éstos últimos están “protegidos” por la ley de flora y fauna.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires es el lugar que cuenta con la mayor cantidad de perros según los datos de la última Encuesta Permanente de Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Las atenciones y los servicios que se ofrecen para las mascotas son variados y diversos, como también sus costos. En Argentina se gastan más de $ 1.200 millones de pesos al año en alimentos, remedios, paseadores, peluquerías y tratamientos de belleza para mascotas. De ellos, unos 500 millones de pesos corresponden a las 300.000 toneladas de comida que se producen para el mercado interno, según las últimas estadísticas de la Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal. Entre los variados servicios que existen podemos destacar el seguro de vida para mascotas. Esta cobertura es provista por MAPRE y está destinado a cualquier tipo de perro y gato, con tres meses cumplidos y menos de nueve años. Se ofrecen solamente para perros y gatos destinados a compañía o vigilancia, que cumplan con el calendario de vacunación oficial. Otro servicio en auge son los pensionados para mascotas. Estos ofrecen amplios espacios, alimento Premium y asistencia veterinaria. Las modalidades de los alojamientos son muchas y sus costos también. Una estadía promedio ronda entre los 200 a 600 pesos la hora. Y en cuestión de accesorios el que más se destaca es el gimnasio para gatos o perros entre $ 350 hasta $ 5000.

Sin embargo, a este amoroso abanico de servicios para mimar mascotas se contrapone otra cara no tan simpática. En Mar del Plata se estima que la cifra de perros abandonados o faltos de cuidado ronda los veinte mil, los cuales nacieron directamente en las calles o fueron abandonados en ellas. En La Plata el número llega a los cien mil. Estas cifras se incrementan en época de veraneo y período vacacional, en donde el número de animales desamparados (ver “La ruta del abandono”. Documental) crece exponencialmente. Los argumentos para justificar tamaña indolencia y desidia es infinita. Las explicaciones gravitan en torno a dificultades económicas, mudanzas, llegada de un nuevo miembro a la familia (hijos) falta de espacio o aburrimiento.

Se estima que más de seis millones de perros y gatos viven en las calles bonaerenses. Los nacimientos de estos animales, exceden la capacidad de los hogares disponibles para poder ampararlos. Se estima que una hembra canina y toda su descendencia, es decir, hijos, nietos, bisnietos, sin castrar, en 7 años, puede procrear hasta 5.430 cachorros; del mismo modo que una felina y sus descendientes pueden producir hasta 509.100 crías en el mismo período.

Los refugios para animales, como El Palomar Refugio (Pdo. De 3 de febrero, Buenos Aires), dedicados al cuidado y alojamiento en tránsito, se ven excedidos por tamaña falta. Si egresa un perro ingresan tres o quedan en espera, hasta que alguno sea adoptado. Los pedidos de ingresos son interminables. Carolina Martín, una de las fundadoras de la ONG “Proyecto 4 Patas” dice: no existe refugio que posea la capacidad para aceptar los millones de perros que están en las calles.

Debido a ello, constantemente son ingresados animales a estas organizaciones con secuelas de maltrato, enfermedades y carencias alimenticias, entre otros padecimientos. En un solo hogar de tránsito, reciben 300 pedidos de ingreso por día. La sobrepoblación de perros implica en primera instancia el sufrimiento y muerte de los animales, pero también involucra cuestiones que hacen a la salud pública, como un mayor índice de mordeduras, enfermedades zoonóticas y accidentes de tránsito. Todos estos hechos podrían mermar con educación en favor de la prevención y el compromiso ciudadano. La esterilización es un factor esencial a la hora de reducir la problemática; las campañas del Estado son primordiales, como así también las campañas de educación escolar y en el contexto de la comunidad en los clubes de barrio y plazas públicas. Acciones en conjunto como parte de políticas públicas, producen un cambio que con el tiempo se transformará en cultural.

Las estadísticas hoy en día son concluyentes, el maltrato, la desidia y la apatía hacia las mascotas es abrumador. Esto puede explicarse debido a los valores mercantilizadores de la sociedad moderna. Vivimos en una sociedad regida por las leyes de oferta, demanda y consumo, muy distinta a aquella recolectora-cazadora que diera origen a nuestra relación con las mascotas. En la sociedad actual, donde no dependemos de la alianza con algunos animales para cuidar nuestra supervivencia,  la mascota puede funcionar como objeto suntuoso y/o de entretenimiento porque los sujetos se han objetivizado y los objetos se han subjetivizado. En este mundo desencantado de las mercancías todos los seres nos sometemos a su escala de valores, y tanto las relaciones humanas como con todo lo que nos rodea se van tornando fugaces y funcionales.

Quizás estas cifras sean más que un indicador del lugar que le damos a las mascotas sino también un indicador de la sociedad que estamos formando. Una sociedad banal-consumista de lazos transitorios, momentáneos, indolentes y de compromisos vacuos. Tal vez, la salida sea volver a la recolección y la caza… aunque a este ritmo de maltrato con el medio ambiente, poco haya para cultivar y menos que cazar. ¡Salud!


Erika  Ruiz, es estudiante de Producción Audiovisual y realizadora audiovisual independiente.


Más notas del autor:

Carrera de galgos

Diversión ilegal: carrera de galgos

Como venimos desarrollando en los artículos anteriores, son variadas las formas en que la humanidad se relaciona con la naturaleza y en particular hemos destacado el proceder hacia las “mascotas” ...
Leer Más
Comercio ilegal de mascotas

Las mascotas en Argentina y el comercio ilegal

Por Blas. Como se ha destacado en el artículo anterior, “¿Cuánto amamos a las mascotas?”,  Argentina es uno de los países que posee la mayor cantidad de mascotas por habitante ...
Leer Más
Perro callejero

¿Cuánto amamos a las mascotas?

El modelo de sociedad que dio origen a nuestra relación con las mascotas, es muy distinto al actual en el que cumplen una función vinculada al "progreso". La relación entre ...
Leer Más

Blas

Blas Fernandez Larriera, es Técnico en Gestión cultural UNTREF (Buenos Aires, Argentina)Voluntario en el refugio de caninos El Palomar Refugio (Pdo. De 3 de febrero, Buenos Aires) ...
Leer Más

14 thoughts on “¿Cuánto amamos a las mascotas?

  1. Excelente nota, rica en vocabulario, con datos precisos e interesantísimos.
    En pocas oraciones explica mucho, y lo más importante, la reflexión que deja al final.

  2. Muy buen articulo. Me encanto el recorrido histórico para poder contrastar la forma en que se vivia y en la que vivinos. De que otra manera, si no, podríamos pensar en cual queremos vivir.

    Saludos desde Carilo!

  3. Buenas, el rol del estado es la clave para mi. En mi barrio cambio el intendente y ahora es un desastre. Antes al menos sabías a dónde llamar y trataban de dar una mano. Ahora ni te atienden. Horrible. Saludos gente. Muy buena nota.

    1. Hola Fede. Coincidimos, y podríamos aseverar que, el rol del estado es esencial en todo direccionamiento sobre las políticas publicas. Saludos y gracias por darnos tu parecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
shares